Blog

«Quien ama a Dios, ame también a su hermano» (1 Juan 4,21) Transmitir la fe: la Catequesis

 

Oración antes de leer la Biblia

 

«Quien ama a Dios, ame también a su hermano» (1 Juan 4,21) Transmitir la fe: la Catequesis

 

Transmitir la fe: la Catequesis

«Muy pronto se llamó catequesis al conjunto de los esfuerzos realizados en la Iglesia para hacer discípulos, para ayudar a los hombres a creer que Jesús es el Hijo de Dios a fin de que, por la fe, tengan vida en su nombre, y para educarlos e instruirlos en esta vida y construir así el Cuerpo de Cristo(Catecismo de la Iglesia Católica, 4)

 

Profesión de fe y primado de Pedro:

15 Él les preguntó: «Pero vosotros ¿quién decís que soy yo?»

16 Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»

17 A esto replicó Jesús: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

18 Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro y que sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

19 A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos(Mateo 16,15-19)

 

 

Tu eres Pedro - Voces al Cielo

 

 

Institución de la Eucaristía

19 Tomó luego pan, dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo: «Este es mi cuerpo que se entrega por vosotros; haced esto en recuerdo mío.»

20 De igual modo, después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es la nueva Alianza en mi sangre, que se derrama por vosotros.» (Lucas 22,19-20)

 

53 Jesús les dijo:

«En verdad, en verdad os digo que si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.

54 El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.

55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.

56 El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí, y yo en él.

57 Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí.

58 Éste es el pan bajado del cielo; no como aquel que comieron vuestros antepasados, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.» (Juan 6,53-58)

 

La “Cena del Señor”

23 Porque yo recibí del Señor lo que os transmití: que el Señor Jesús, la noche en que era entregado, tomó pan,

24 dio gracias, lo partió y dijo: «Éste es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía.»

25 Asimismo, tomó el cáliz después de cenar y dijo: «Esta copa es la nueva alianza en mi sangre.  Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en memoria mía.» 

26 Pues cada vez que comáis este pan y bebáis este cáliz, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga. 

27 Por tanto, quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y la sangre del Señor.

28 Así que cada cual se examine interiormente antes de comer el pan y beber el cáliz,

29 pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condena. (1 Corintios 11, 23-29)

Nota al pie, Biblia de Jerusalén sobre (1 Corintios 11,29):

«El criterio para examinarse a sí mismo debe ser la calidad de la relación que se mantiene con los otros miembros de la comunidad.»

 

 

¡Oh, buen Jesús!

 

 

«Y nosotros hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano.» (1 Juan 4,21)

 

El Juicio final:

40 «Os aseguro que cuando hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.»

45 «Os aseguro que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos hermanos míos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo.» (Mateo 25,40.45)

 

El Sacramento de la Reconciliación:

21 Jesús les dijo otra vez: «La paz con vosotros.  Como el Padre me envió, también yo os envío.»

22 Dicho esto, sopló y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo.

23 A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.» (Juan 20,21-23)

 

«Y acérquense a Dios, Dios es Bueno, Dios siempre perdona, Dios comprende, no le tengan miedo; Dios es Padre, acérquense a él.  Y que la Virgen los bendiga mucho, que ella como Madre los cuide.  Recen por mí.» (Papa Francisco)

 

 

El examen de conciencia para la confesión y perdón de los pecados (Papa Francisco)

 

 

 

«La esencia del culto a la Divina Misericordia consiste en la actitud de confianza hacia Dios y la caridad hacia el prójimo.» (Santa Faustina, Diario Pág. 15) 

¿Qué haría Jesús en mi lugar?... «Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón» (Jesucristo. Mateo 11,29) ( siervosdeCristo.org + CasitaSanJose.org )  

La Fundación Siervos de Cristo es una Organización de la Sociedad Civil, sin ánimo de lucro, cuyo propósito es «trabajar para que el mensaje divino de salvación sea conocido y recibido por todos los hombres y en toda la tierra.» (Catecismo de la Iglesia Católica. Nro. 900)

«El Amor de Cristo nos une» ( siervosdeCristo.org + CasitaSanJose.org ) 

Oración después de leer la Biblia

 

Read 812 times
Rate this item
(0 votes)
  • Media

Media

Tu eres Pedro - Voces al Cielo youtube

Nosotros

Contacto

Sigifredo de Jesus Rojas Lopera

Medellín - Colombia

siervosdecristo.org@gmail.com